Turismo Rural » Blog » Eventos » Disfruta de una singular fiesta con Els Enfarinats o Los Enharinados de Ibi en Alicante


 Disfruta de una singular fiesta con Els Enfarinats o Los Enharinados de Ibi en Alicante



Hoy 28 de diciembre se celebra, como parte de las Fiestas de Invierno, en Ibi, Alicante una singular batalla blanca, se trata de la Fiesta de Els Enfarinats o los Enharinados de Ibi.



De origen pagano, pero con mucho arraigo popular, estas fiestas convierten a los participantes, en unas empanadas andantes, personas cubiertas de blanca harina, confundiéndose en medio de las nubes de polvo. Su origen se remonta al siglo XVI. La tradición fue recuperada en 1956, perdiéndose en 1959, pero fue vuelta a recuperar en 1979, para quedarse y deleitar a sus espectadores. Actualmente goza del importante título de Fiesta de Interés turístico Autonómico.





Forma parte del ciclo festivo de invierno, que inicio el once y doce de diciembre con el Bautizo y fiestas de Santa Lucía y su respectivo pasacalle. Entre otras actividades -que se alargan hasta el 27 de diciembre- este día els amantats o amantados pregonan con críticas y mucha ironía lo acontecido durante el año en las instituciones más importantes de la localidad, mientras recorren las calles hasta llegar a la Casa Consistorial.





Finalmente cada 28 de diciembre, un grupo de 14 personas, que representan a personajes importantes, vestidos con las más estrafalarias ropas y con los rostros pintados, toman el mando del gobierno local por este día. Primero por supuesto, una carrera a las nueve de la mañana, entre estos enfarinats, coloca al ganador en el más alto rango, alcalde. Este recibe de manos de la autoridad municipal, la vara de mando que es alargada por él y adornada con verduras y hortalizas. Lo identifican las numerosas medallas, la alta chistera y una enorme levita, para iniciar su gobierno bajo el lema de Justicia Nova.





Están también el juez enfarinat que lleva un enorme mazo, el fiscal enfarinat, los alguaciles enfarinats con sus llaves de la prisión, corneta y tambor, el secretario enfarinat, el cajero enfarinat, el escribano enfarinat que porta un gordísimo libro en el que se anotan las faltas y delitos, etc. Todos desempeñan sus cargos de las formas más rigurosas, encontrándose en el camino con opositores que no están de acuerdo con la nueva ley.



Esta oposición que desea hacerse del poder, inicia una tremenda batalla en las calles y en la plaza de la iglesia, siendo el principal arma de defensa y ofensiva, la harina, dejando a todos los soldados, blancos, incluso al que por casualidad pasa por ahí. Como municiones también se utilizan cohetes borratxos o petardos que van volando, incluso los huevos funcionan muy bien como proyectiles.



Tomada la plaza como cuartel general, finalmente el gobierno ficticio gana logrando replegar las fuerzas opositoras, que proclaman su derrota. A esto le sigue el llamado L’Aixavegó, en que todo el pasa por ahí, por suerte, o mala suerte, es acusado de los delitos más absurdos e increíbles que se les pueda ocurrir a las nuevas autoridades, debiendo el acusado pagar una multa por ello, atender un juicio e incluso, ser llevado a la presó, prisión.



A la guerra le sucede, a medio día, la inspección de los comercios y establecimientos, así como instituciones a donde llegan los fiscalizadores, encabezados por el fiscal enfarinat, que lleva un enorme embudo y otros implementos como un metro tan exageradamente descomunal, un inmenso litro, un kilo desproporcionado, un regordete libro de tasas, una tremenda letra de cambio, etc. Todas, nuevas pesas y medidas, utilizadas en la inspección, y a las que por supuesto jamás se ajustaran los comercios, haciéndose acreedores de las sanciones respectivas. Y ya saben, al que no cumpla con la ley, resígnese, porque acabará cubierto de harina.





No todo es guerra, ni cobro de impuestos, a la hora de la bendita comida, se suscribe un acuerdo, temporal, de no agresión. Todos aprovechan este momento para bien aprovisionar sus estómagos, con los más exquisitos platillos locales.



Más tarde, les toca a els tapats o tapados, deleitar con su baile de máscaras, a los asistentes a las fiestas. Van vestidos de tan graciosas formas, con los rostros irreconocibles, que es hasta imposible saber si son de uno u otro género.



Para cerrar el día, el alcalde enfarinat, en un acto ficticio gobierno pronunciando un divertido discurso, ya despidiéndose, da permiso al rey y virrey de els casats, para la apertura de la Dansà, formada por varones con espectaculares capas y mujeres vestidas con los más lujosos trajes.



Todo lo recaudado durante el día, se destina a favor del Asilo de Ancianos de San Joaquín, a donde llegan los enfarinats para entregar los impuestos y también narrar a sus habitantes, los acontecimientos de la ardua jornada. Este ciclo festivo de invierno, culmina con la visita de los reyes magos, el seis de enero próximo.

Próxima edición de la Fiesta de los Enharinados en Ibi:




Publicado en Eventos por Luz Maribel Sanchez

Tags:  els enfarinats , los enharinados , ibi
28 de Diciembre, 2010 (16:00H)




Artículos relacionados:



Información: Contactar | Sobre nosotros | Aviso legal | Política de privacidad | Añadir alojamiento rural | Contenidos para tu web | Mapa del sitio
© 2016 Inforural
Turismo rural / Casas rurales