Turismo Rural » Blog » Escapadas » Fiesta de la Vaca y San Pablo de los Montes que recordaras por mucho tiempo


 Fiesta de la Vaca y San Pablo de los Montes que recordaras por mucho tiempo



Fiesta de Interés Turístico Regional, es la Fiesta de la Vaca, celebrada en la localidad de San Pablo de los Montes, provincia de Toledo, el 25 de enero, día en se recuerda la conversión del Apóstol San Pablo.

Este año ha comenzado ya, el 19 de enero por la noche, con la tradicional Reseña, que es el típico anuncio de fiesta realizada por los quintos, quienes al son de sus cencerros, corren por las calles de San Pablo de los Montes, haciendo saber a todos que ya inicia el ciclo festivo.



Fiesta que oficialmente inicia con la Luminaria, en la noche del 24 de enero. En el espacio abierto, junto a la fuente del Pilar, se arman: la luminaria principal, que es la de los quintos, y otras pequeñas que la rodean para ser encendidas aproximadamente a las diez de la noche, mientras que la principal se enciende poco después en medio de una gran algarabía.

Cuando la leña, ramajes secos, etc., acopiados días antes, ya se han consumido, los quintos empiezan a saltar su hoguera. Mientras tanto el ayuntamiento ofrece a los asistentes chocolate caliente y los jóvenes aprovechan para cocer y cenar chuletas.

Los quintos, que antiguamente eran los jóvenes mozos que han cumplido el servicio militar en el último reemplazo, son los principales personajes de la fiesta. Están vestidos con trajes típicos y son los encargados de jalar la vaca, un gran palo que tiene dos cuernos adornados con cintas y flores, con las que cornean a los visitantes, durante la carrera de la vaca.

Fiesta de la Vaca y la carrera de la vaca en San Pablo de los Montes
A la procesión, le sigue la misa, y a esta la carrera de la vaca que asedia a los visitantes

Estos protagonistas de la fiesta, representan al Vaquero, vestido con un traje corto y que lleva a la vaca. La Madre Cochina, un quinto personificando a una mujer vistiendo antiguos trajes, bajo los que lleva varias enaguas que enseña a las mujeres que acorrala, a cambio de que estas le enseñen alguna prenda intima o el ombligo.

El Escobonero que, vestido con traje de campo y que además lleva un zurrón y honda de cuero para correr a los cencerreros, tiene la tarea más difícil, limpiar los excrementos de la vaca (que por supuesto no se pueden ver), con las escobas de retamas que lleva.

También están los cencerreros que, precisamente haciendo sonar los escandalosos cencerros que llevan, van alborotando el paso de la comitiva.

El día 25 de enero, día de la Vaca, empieza con la procesión de San Pablo, cuya imagen es llevada junto a la de San Sebastián, por las calles principales. La comitiva que corre la vaca se halla escondida en alguna de las callecitas por las que pasa la procesión, esperándola, para interrumpirla y luego huir a otra callecita, de manera que este acto se repetirá varias veces.

Así se representa un encuentro de dos creencias y culturas, la procesión representando lo religioso y la vaca, lo profano, uniéndose en una sola celebración.

Poco antes de que acabe la procesión, los quintos esconden a la Madre Cochina, para evitar que los casados la encuentren, puesto que a penas la procesión ingresa a la iglesia, iniciara la misa del santo, que dura una hora, hora que es el tiempo límite que tienen los casados, a los que han dejado la vaca, para encontrar a la Madre Cochina. De lograrlo, ellos correrán a la vaca, sino, lo harán los quintos.

Terminada la misa, es turno de los solteros de competir contra casados. Se enfrentaran jalando de las cuerdas atadas en los extremos de un gran tronco de árbol. Los casados tiran hacia el ayuntamiento y los solteros hacia la caja de ahorros.



Cuando el ganador se define, empieza la Carrera de la Vaca, el evento principal de la fiesta, que tiene lugar en la plaza del ayuntamiento, donde el público forma dos filas haciendo un largo pasillo, que llega hasta el ayuntamiento. La comitiva encargada de la carrera, elegirá una víctima que los cencerreros toman de los brazos, un visitante, para hacerlo correr por el pasadizo humano, siendo embestido de cuando en cuando por la vaca, al son de los cencerros alborotadores.

Al llegar al ayuntamiento, la víctima tendrá un premio, limonada y tostones, y no se preocupen, que así como fueron traídos, serán devueltos a sus respectivos lugares, o soltados en cualquier lugar, claro que ahora, la comitiva buscara otra víctima.

Antes de finalizar, al llegar la noche en la plaza, se comparten migas, para luego dar paso al baile de la Vaca, donde los quintos y cencerros bailaran junto con toda la población.

Visita San Pablo de los Montes y atrévete a ser corrido por la vaca.

Publicado en Escapadas por Luz Maribel Sanchez

Tags:  fiesta de la vaca , fiesta de san pablo , san pablo de los montes
23 de Enero, 2011 (01:00H)




Artículos relacionados:



Información: Contactar | Sobre nosotros | Aviso legal | Política de privacidad | Añadir alojamiento rural | Contenidos para tu web | Mapa del sitio
© 2016 Inforural
Turismo rural / Casas rurales