Turismo Rural » Blog » Escapadas » Baila con los Negritos de San Blas en Motehermoso


 Baila con los Negritos de San Blas en Motehermoso



Catalogada como Fiesta de Interés Turístico de Extremadura, la Fiesta de los Negritos de San Blas se celebra el miércoles 02, por la noche, y el jueves 03 de febrero, en la población de Montehermoso, provincia de Cáceres.

Como toda fiesta, el origen de los negritos es contado citando diferentes leyendas, esta es la más popular: En una leyenda que se sitúa hace varios siglos, siete hermanos, de una familia pobre, llegaban hasta Montehermoso para pedir limosna en el día de San Blas y a cambio ejecutaban una danza. Así lo hicieron por 16 años, y en cada uno de ellos ejecutando una danza distinta.

Al año 17, y sin más repertorio, no tuvieron aceptación en la población. Sin embargo, volvieron pero, para evitar ser reconocidos, se pintaron los rostros de negro. No obstante, fueron reconocidos por los vecinos, pero esta vez, les permitieron volver, a cambio de siempre ofrecer sus danzas al santo.




Así es que cada año, una excepcional danza conformada por los Negritos de San Blas, es interpretada por un grupo de vecinos, en honor al patrón de la población. Estos negritos que, vestidos con trajes tradicionales, gorro y tienen el rostro tiznado con corcha quemada, son seis danzarines negritos que bailan en parejas, detrás del Palotero, al son de la música de la flauta y el tambor del tamborilero.

Los negritos a su vez, acompañan sus pasos con el sonido de sus castañuelas, lo mismo que hace el Palotero, pero las de este, no suenan pues están hechas de corcho y son muy grandes; lleva también el zurrón, hecho con cuero de cabra, en el que porta todos los implementos que los danzarines utilizaran durante la ejecución de las danzas, palos, castañuelas, cintas, martillos, peines, hojas de afeitar, peine, etc.

Son 17 las danzas que representan diferentes hechos significativos para la población, entre ellos: la zapateta, la danza del paloteo que simboliza la llegada de la familia de la leyenda, la danza del mambrú que representa las guerras, en las que los danzantes simulan un estrangulamiento, golpes, etc., la danza de la culebra que representa el ciclo vital, la de los oficios, en la que los negritos representan diferentes oficios, el baile de las cintas, entre muchos otros, que suman un total de 17.


El día 02 de febrero por la noche, luego de haber estado reunidos en casa del mayordomo y haberse vestido, los negritos bailan la Zapateta en la puerta de la Iglesia, de donde recogen al sacerdote. De aquí se dirigen a la ermita de San Sebastián para venerarlo y dedicarle un baile, lo propio hacen en la Ermita de San Blas.

Pero, en esta última tiene lugar una singular disputa de baile, pues cuando el palotero se dispone a bailar, los otros negritos se lo impiden y bailan ellos, en parejas. Recién cuando estos han terminado, baila el Palotero tocando sus castañuelas de corcha que, por cierto, no suenan, por lo que pide ayuda a sus compañeros negritos que, obviamente, no le prestan tal ayuda.

Finalmente, cuando termina la danza, el sacerdote acompañado por los negritos se dirige a la iglesia, para la Velá, en la que los mayordomos portan grandes antorchas de aceite o velones. Los negritos vuelven a la casa del mayordomo a prepararse, porque en la madrugada visitaran a los antiguos mayordomos, en agradecimiento.

El día 03 de febrero, temprano, todos los negritos van temprano a casa del mayordomo, ya vestidos con el traje de gala Montehermosano, para tiznarse antes de recorrer las calles de la población.

A las 11:00 horas los negritos y mayordomos acompañan al sacerdote desde la iglesia hasta la Ermita de San Blas, para celebrar la misa en honor del patrón. En la misa el tamborilero tocara la Marcha Real acompañándose con la flauta y las castañuelas tocadas por los negritos.


En la mano de San Blas, son bendecidos los cordones de seda que, según la tradición popular, protegen a sus poseedores de las enfermedades de la garganta. Recordemos que San Blas, ayudo a un niño que se había atragantado con una espina de pescado, y sumado al hecho de sus dones curativos, ha sido siempre invocado para aliviar los males de garganta. Estos cordones son vendidos por los mayordomos para ayudarse en los gastos de la fiesta.

En la puerta de la ermita, los negritos nuevamente deleitan al santo con el baile de la Zapateta, que siguen ejecutando mientras se realiza la procesión del santo, hasta la plaza de España, donde es colocada su imagen sobre un pedestal junto al ayuntamiento. Aquí los negritos bailan las danzas para el santo, y al terminar algunos vecinos se animan a participar danzando con ellos.

Finalmente San Blas es llevado a la Iglesia Parroquial, luego, los negritos recorren las calles de la población, junto con los mayordomos para recibir la maná, y así termina la celebración con una comida popular.

Próxima edición de los Negritos de San Blas:

Publicado en Escapadas por Luz Maribel Sanchez

Tags:  negritos de montehermoso , negritos de san blas , montehermoso
31 de Enero, 2011 (01:00H)




Artículos relacionados:



Información: Contactar | Sobre nosotros | Aviso legal | Política de privacidad | Añadir alojamiento rural | Contenidos para tu web | Mapa del sitio
© 2016 Inforural
Turismo rural / Casas rurales