Turismo rural » Turismo Cultural » Turismo Etnográfico


Turismo Etnográfico





El turismo etnográfico es una actividad cuyo principio es conectar dos culturas diferentes (las del visitante y del anfitrión), por lo que está profundamente vinculada a las tradiciones, costumbres y cultura particulares de los pueblos. Cumple su finalidad –precisamente- acercando al visitante a estos grupos étnicos, de manera directa, a través de experiencias vividas y compartidas con los pobladores de la localidad anfitriona.

Pueblo Zulú en África Museo etnográfico Museo etnográfico

Turista etnográfico

Las personas que buscan realizar este tipo de turismo tienen en común las expectativas de vivir experiencias nuevas de vida en una cultura desconocida; para aprender la forma en que el nativo (poblador local) percibe la vida y como la sobrelleva (como piensa, como siente, como actúa). Una especie de práctica antropológica sin ser antropólogo profesional; observando y comprobando lo que se dice y se hace.

Estas ganas del hombre por conocer otras realidades lo han llevado a cumplir un papel significativo en la difusión de las culturas en todo el mundo. A lo largo de la historia del turismo, tal vez sin saberlo, ha actuado como un etnógrafo en los destinos a los que ha llegado, entendiendo, interpretando y retratando estas formas de vida diferentes, valiéndose de memorias escritas e imágenes fotográficas, incluso material fílmico, que luego será transmitido en su mundo; testimonios que finalmente se reproducen y circulan.


Patrimonio Etnográfico

Partiendo de que la etnografía se puede practicar en cualquier lugar (concepción actual de este campo de estudio) cualquier destino, rural o urbano, es susceptible de conocerse profundamente. Pero es, claramente, un pueblo aborigen o indígena el que mayor riqueza etnográfica promete como destino.

Suelen ser aquellos pueblos de las profundidades, en los que menos impacto ha tenido la modernidad, donde las expresiones culturales son totalmente originales, donde los grupos étnicos se empeñan en conservar su patrimonio material o inmaterial en los diferentes aspectos de su sociedad, a través de la oralidad, las costumbres, rituales, normas de convivencia, hábitos, valores, tecnología, ideología, desarrollo económico, y todo lo que concierne a su natural forma de vida; su realidad, su identidad cultural y social.


Tipos de Patrimonio Etnográfico

Cultural material heredado del pasado: Es todo aquel patrimonio creado por los antepasados y conservado hasta el presente a través de las generaciones. Esto incluye: desde espacios utilizados con fines diversos (agrícolas, religiosos, sociales), edificios de diversa arquitectura (religiosa, pública, comercial, productiva, doméstica), bienes y objetos muebles (herramientas, utensilios, artefactos) relacionados con la vida cotidiana.

Cultura Inmaterial Viva Heredada: Son exactamente formas y costumbres en la vida, de uso y trabajo (agricultura, pesca, pastoreo), oficios, industria, transporte, así como normas de convivencia social, valores, política, modos de hacer y actuar, prácticas al vestir y al alimentarse, también las técnicas, conocimientos y experiencias relacionadas con la naturaleza, el hombre y el universo, las tradiciones y expresiones orales, las prácticas religiosas, usos rituales, hechos simbólicos, la lengua, fiestas, música, danzas, teatro, artesanía y demás. Todas ellas adquiridas a través de la oralidad y poseídas naturalmente solo por sus portadores.


La gran mayoría de los destinos del turismo etnográfico se encuentran en espacios naturales protegidos sobre los cuales -hoy en día- se tiende un manto protector con afán conservacionista; una necesidad que se extiende al patrimonio cultural.


Formas de practicar Turismo Etnográfico

Existen muchas formas de practicar el Turismo Etnográfico. Una de ellas nos lleva a la experiencia en vivo: recorrer (en tours organizados) las localidades, en su mayoría indígenas, aprovechando al máximo las oportunidades para relacionarse con ellas. Dialogando, experimentando, caminando por el entorno, visitando los lugares concurridos por los pobladores locales, escuchando sus historias, comiendo los mismos alimentos (típicos) que ellos, aprendiendo sus artes manuales (tejido, artesanía) o su idioma, vistiendo de manera diferente (como ellos) o participando en sus fiestas (cantando, bailando); así se introducen más una cultura en la otra.

Esto deriva en una revalorización entre ambas pero, sobre todo, de las culturas indígenas. Por otro lado, sin la necesidad de llegar hasta estos pueblos existe otra forma de conocer la cultura de un pueblo, a través de los museos, parques y centros etnográficos especializados.


Turismo Folklórico

Aunque el folklore engloba un amplio espectro cultural popular, este tipo de turismo etnográfico tiene como objetivo principal disfrutar de las fiestas tradicionales de los pueblos, conociendo las costumbres y usos en torno a estas. En ellas se involucran elementos de carácter religioso, mitológico, pagano, místico o ritual. Toman especial relevancia las danzas y la música, la vestimenta, los instrumentos musicales, la comida típica, los eventos, en fín, todos los usos relacionados con estas.


Rutas de Turismo Etnográfico


Ruta de la Sal

Ruta de la Sal
Ruta de la Brujería en Navarra

Ruta de la Brujería en Navarra
Visita al Museo Etnográfico del Oriente de Asturias

Visita al Museo Etnográfico del Oriente de Asturias
De ruta por el Arte Rupestre de Colungo

De ruta por el Arte Rupestre de Colungo





Información: Contactar | Sobre nosotros | Aviso legal | Política de privacidad | Añadir alojamiento rural | Contenidos para tu web | Mapa del sitio
© 2019 Inforural
Turismo rural / Casas rurales