Turismo rural » Fiestas » Fiestas en La Rioja » Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra


Jueves y Viernes Santo

Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra


Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra
Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra, es una celebración que se realiza durante las procesiones del Jueves y Viernes Santos, en la localidad de San Vicente de la Sonsierra (provincia de La Rioja). Este acto de fe y resistencia fue reconocido, el 7 de febrero del 2005, como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Los Picaos han concitado las miradas de propios y extraños, pues practican un acto de autoflagelación, desde varios años atrás, que causa gran asombro ya que, en pleno siglo moderno, aún se ven imágenes de alto calibre en cuanto a penitencia. Esta manifestación religiosa es una de las más importantes de la localidad y, de las únicas, en la provincia de La Rioja, que se ha mantenido a través de los siglos.

El acto religioso de los Picaos es normalmente organizado por la Cofradía de la Santa Vera Cruz de San Vicente, que desde varios siglos atrás lo viene ejecutando, juntamente con los devotos a quienes se les conoce como disciplinantes, que vienen a ser los voluntarios que desean someterse a esta penitencia.

Desarrollo de la Fiesta de los Picaos de San Vicente de la Sonsierra
El acto de Los Picaos se inicia una vez comenzada la procesión. Para ser parte de ellas, los disciplinantes, quienes por lo general son de la misma localidad, deben de cumplir algunas exigencias como: ser mayores de edad, ser de sexo masculino y la más importante, que un sacerdote acredite su condición cristina y de buena fe. Cumplido estos requisitos el participante acudirá a la sede de la Cofradía donde se le asignara un acompañante, el que le guiara durante la penitencia.

Al disciplinante, una vez aceptado como tal, se le viste de habito blanco y se acude a la procesión. Aquí empieza la penitencia de los Picaos de San Vicente de la Sonsierra, en el momento en que hace su paso la imagen de la Virgen Dolorosa u otras imágenes, el disciplinante se arrodilla, reza una oración y se pone de pie. Es entonces, cuando el acompañante le devela la capa de los hombros, para iniciar la autoflagelación. El disciplinante, coge la madeja por la empuñadura con las manos y balanceándose sobre sus piernas inicia el acto de golpearse la espalda.

Este hecho tiene una duración de 20 minutos, aproximadamente, tiempo en el cual debió haberse dado algo más de 800 golpes; en esos momentos el acompañante decide parar la acción. Inmediatamente, el práctico (persona encargada de aliviar las heridas), le pincha tres veces ambos lados de la zona lumbar de la espalda, con un artículo denominado como “esponja”, que se compone de una bola de cera virgen con seis cristales incrustados de dos en dos, sumando doce pinchazos (el mismo número de los apóstoles).

Posterior a este acto nuevamente el disciplinante se vuelve a golpear hasta provocar que sus heridas sangren, esto para evitar acumulaciones y posteriores complicaciones. Acto seguido las heridas son cubiertas por la capa, y se dirigirá a la sede de la cofradía, donde el practicante se encargará de curar las heridas con agua, romero y una crema de la que no se conocen los ingredientes; ésta, está elaborada con una receta que se ha transmitido de generación en generación.

Así, los disciplinantes, han cumplido con el importante acto penitencial de Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra. Vale mencionar que las marcas quedan de por vida.


El disciplinante
Autoflagelación del disciplinante

Breve Historia de la Cofradía de Vera Cruz
Según algunos datos sobre las cofradías de la Vera Cruz, se crearon como asociaciones religiosas orientadas en torno a la figura e imagen de Cristo, llamándoselas como “cristocentricas”.

No se tiene con certeza la fecha de su creación, mas si se encontraron en algunos estatutos del año 1551, citas, sobre la tradición que se tenía en ese entonces, mencionando al Obispado de Calahorra, y en cuya fundación se practicaban la disciplina con procesiones penitenciales y flagelación.

Penitencia frente a la Virgen de la Dolorosa
El práctico se encarga de curar las heridas del Disciplinante

El acto de Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra, fue inhibido por Carlos III en el año 1777, mas en la localidad de Sonsierra permaneció esta tradición, propagándose por toda España allá por el año 1536. Posteriormente, el papa Paulo III le concede una indulgencia, y desde entonces las cofradías de la Vera Cruz son consideradas como un ejemplo depurado de hermandad contrarreformista.

Ver a los picaos de San Vicente de la Sonsierra provoca el encuentro de muchas emociones entre los vecinos y los visitantes. Es evidente que este acto de penitencia es razón suficiente para llamar la atención de propios y extraños, por ello la San Vicente y las casas rurales en La Rioja, siempre reciben una gran cantidad de llegadas.

¿Te lo llevas?
Imprimir artículo

Municipios:
San Vicente de la Sonsierra

Alojamiento cercano:

 Ver todas

 » Ábalos (3)  » Aguilar del Río Alhama (3)  » Arnedillo (3)  » Albelda de Iregua (2)
 » Alcanadre (2)  » Almarza de Cameros (2)  » Aldeanueva de Ebro (1)  » Alfaro (1)
 » Baños de Rioja (1)  » El Rasillo de Cameros (1)  » Tricio (1)

Y también...

» Pueblos de La Rioja
» Fiestas de La Rioja
» Restaurantes en La Rioja
» Playas en La Rioja
» Golf en La Rioja
» Esquiar en La Rioja


Información: Contactar | Sobre nosotros | Aviso legal | Política de privacidad | Añadir alojamiento rural | Contenidos para tu web | Mapa del sitio
© 2016 Inforural
Turismo rural / Casas rurales